martes, 24 de agosto de 2010

Eché a perder noches enteras,
copas y copas bajo la luz
de la luna y las estrellas,
una terraza a oscuras
y mil historias que contar,
pero tú eras mi historia,
mi cuento, mi fantasía,
tan irreal y distante
como lo eran las estrellas
para nosotros, la gente,
creyendo poder alcanzarlas
tan sólo con las manos.

El chico de la mirada perdida,
fugaz y triste, inquieta,
quise caminar a solas sin ti pero
me perdí en los rincones
de la melancolía,
y ya no sé salir de allí;
tampoco espero que me ayudes,
si no quieres.

3 comentarios:

  1. Siempre tan personal, me encanta!
    Algún día te pediré algo, ya te diré :)

    ResponderEliminar
  2. gracias María, me dejas en ascuas! :)

    ResponderEliminar